<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7583968\x26blogName\x3dteenage+depresion\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/\x26vt\x3d2304630388302515866', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

20040919

viajo alto

Conduzco mi coche con el amanecer como destino. Pintura reluciente, ruedas nuevas y el deposito lleno, nada me podra parar. Salgo de casa, con ilusion y optimismo (vease el dia antes). Todo parece nuevo, original y divertido. Pero las rectas y las curvas se suceden equitativamente. Se repiten y vuelven a aparecerse, hasta perder todo lo que tenian de original. Luego de unos kilometros , ya no son divertidas. Y a las pocas horas, lo unico nuevo que hay es la canción del verano sonando en la radio.

Al fin aparece una recta. Una de esas rectas abismales, casi infinitas que se pierden en el horizonte. Me invade el desasosiego, y la rutina me abruma. Necesito acelerar mas, hacer que mi coche se coma las lineas discontinuas una tras otra. Piso el acelerador, y la velocidad sube..., sigo subiendo y pasando kilometros de la recta sin fin.

Pasa el tiempo a toda velocidad. Las conversaciones y las canciones se pierden en la nada, y enseguida llego a mi destino. Entonces, la velocidad se desvanece en una neblilla de tranquilidad, y la nostalgia invade mi mente...¿nostalgia, de que?

...

Correr a mucha velocidad, quizas no sea el mejor camino para llegar a cualquier destino. Tan solo es uno de ellos, demasiado transitado y con un alto peaje. El próximo viaje intentare hacerlo despacio, pero si me entra la prisa, sin duda volvere a apretar el acelerador para llegar antes a mi destino...