<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7583968\x26blogName\x3dteenage+depresion\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/\x26vt\x3d2304630388302515866', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

20041204

comprad malditos, comprad.

Y llegan esas entrañables fechas...
Quizas haya gente que tenga buen recuerdo de la Navidad. Incluso hay gente a la que le gusta. Yo, manteniendome en mi linea de derrochar odio y repugnancia a partes iguales, no las soporto. No aguanto estas fechas donde el papel de regalo esconde compromisos, "detallitos" (no soporto esta palabra, lo siento) y por supuesto, sonrisas de gilipollas. Porque es esa cara, la que se me queda cuando mi tio, con la mejor de sus intenciones me regala un boligrafo marca Parker cumpliendo con su ritual anual de hacer al sobrino todo un hombre. Voy acumulando regalos insulsos en un cajon. Ahora ya ni los desenvuelvo. Pero lo que no falta, es la sonrisa de gilipollas.

Llega la navidad. Esa especie de religión occidental donde los santos llevan ceros a la derecha. No se olviden de atiborrar los centros comerciales, gastarse la extra y parte de la paga de Enero en caprichitos para los suyos, y por supuesto, colocar ese arbolito de navidad que brilla enchufado a la red. 220 voltios de colorido y felicidad a raudales. Neones a domicilio, rotulos de felicidad encubierta.

Seguro que tiene cosas positivas la navidad. A los militares le dan permiso para ir a casa, e incluso los periodistas descansan el dia 31 asi que algo tendra. El caso es que yo no lo veo, escondido tras un telón de billetes de banco y falsedad que todo lo tapa y todo lo esconde.

...

Pasen y vean señores, la chochona que dice "pipi". El escalextrix que cuenta las vueltas. Una nueva afeitadora, la colonia de channel y la corbata de Carrascal. Pasen y vean el mayor espectaculo del mundo. Pero sobre todo, compren. Compren sin mirar cuanto ni como ni donde ni para quien. Ustedes gastense su dinero y llevense bolsas cargadas de felicidad a casa. Felicidad, tan fugaz como la estrella de Oriente y tan falsa como su misma conciencia.

2 Comments:

Blogger quinn said...

Escoite, que ten vostede contra as vacacións dos xornalistas? E por certo, se quere escapar do tedio de cada decembro e non regalar paiasadas ou "detallitos", consiga o "Live at the Chiringo" dos Pollos al Grill. Calquera persoa de ben llo agradecerá.

8:26 p. m.  
Blogger Gus said...

pues q quieres q te diga, a mi me hacen mucha ilusion las navidades. Es la unica epoca del año en la q los calcetines, en lugar de desaparecer, se multiplican.

(notese el tono sarcastico del comentario)

8:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home