<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7583968\x26blogName\x3dteenage+depresion\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/\x26vt\x3d2304630388302515866', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

20041207

Platero y yo

Con dos manos en el volante, la derecha mas atenta a los mandos del tocata que a otra cosa, puedo decir que me gusta conducir. Y no es que tenga un BMW, ni mucho menos. Es que me encanta disfrutar de la musica mientras conduzco. Pertenezco al grupo de esas personas, cuyas pertenencias pasan por un tronkomovil y una guitarra electrica. Pero hoy no toca guitarra, hoy toca coche.

Y es que como dice mi amigo Jean sol Partre "We wanna be free to ride our machines". Tengo que reconocer que mi coche es mi reino. Viviendo con mis progenitores, siendo un pringao en el trabajo, y disfrutando de ser un don nadie en mi vida social, lo que me queda es la carretera y el caballo (metaforicamente, yo ni culo ni burro). Por eso quizas, mi vehículo se ha convertido en una extensión de mi mismo. Unos cincuenta cedeses pueblan sus guanteras. Dos dedos de porqueria impiden distinguir donde se acaban las alfombrillas. Y un cenicero lleno, delata mi condición de fumador. Como añadidura, mi guitarra (mi otra pertenencia) sobre el asiento trasero, y el maletero como armario. Dos abrigos, un jersey, unos pantalones y una muda sufrida acompañan a la manta de viaje para echar una cabezadita. Ese es mi coche, mi primera casa.

Porque la sensación es indescriptible. Cuando acabo el tajo, y me dirijo a ninguna parte con The Michelle Gun Elephant o similares himnos de emotividad máxima me siento libre. Me doy cuenta que mi vida es mía. Que puedo girar a la derecha, a la izquierda, acelerar, frenar, incluso parar en seco. Pero como todo lo bueno, el destino llega enseguida, giro la llave y el silencio inunda mi cabeza de vacio. Ahi es cuando me doy cuenta que la vida, muy a menudo es de dirección unica.


...

Por ahi. De frente. No hay salida. Abajo o afuera. No hay escapatoria que valga. Al fondo a la derecha esta tu destino. ¿No ves la luz al final del tunel?. ¿Y tu?, ¿Cuando quieres llegar?.


1 Comments:

Blogger quinn said...

Unha dos Animals da que me acordo moitísimo estes días e que quizá o axude, chamizo: "It's my life and I do what I want, it's my life and I think what I want"... E unha máis dos nosos adorados Dag Nasty para que faiga exactamente o que deba e o que lle pida a entraña: "I never take a second thougt"

10:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home