<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7583968\x26blogName\x3dteenage+depresion\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/\x26vt\x3d2304630388302515866', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

20050203

increscendo

De 1 a 2
De mi a ti
De el a ellas
Del rio al mar
De la luna al sol
De cerdo a jamon
De vacio al infinito
De besos a abrazos
De letra a la palabra
De la tierra al universo
De carretera a autopista
De tu mirada a tu sonrisa


De menos a mas.

...

Momento optimista para un dia de conflictos

3 Comments:

Blogger Cypher said...

¿D'aquí p'allá?

12:52 p. m.  
Blogger Lou said...

Pues yo lo veo justo igual, pero al revés... ¿?

11:45 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Burdel en miserere

De mis paredes cuelgan cuadros de muertos genealógicos.
Son sólo figuritas repetidas.

El pasillo es una calle angosta por donde pasan
enfermos en ambulancia, prostibularias con dientes de alquitrán
y niños verdes de opio que parecen hongos.

Las lamparitas de fiesta colgadas como un circo absurdo
dejan escapar sus fantasmas desnudos
mezclados con el gas de estufa que acaricia el pie de la escalera.

Arriba, las puertas ciegas exhalan su olor a cloroformo vaginal,
los gritos de demonios suburbiales con sus jergas necrófitas
y el humo de alcohol oscuro
como un cementerio de perdones fracasados.

Ese folclore de perfumes,
el pis de los floreros,
la naftalina de las flores de plástico
no se apaga nunca.
Y tengo un calambre en el alma, y una picazón de huesos
que se conjuga en un presente continuo,
en la gramática clausurada en el yeso de este teatro sórdido,
repitiendo su misma función histérica llena de moscas.

Pasan duendes en escabeche,
maniquíes adormecidos con el pelo de escarcha,
sus pelucas con los dedos en el enchufe.

Parece que me estoy haciendo tumba.
Que soy un agujero, una sepultura de los vicios legales.
Una colección de mulas con perlas falsas y carmín al paraíso.
Cambalache de zapatos, sábanas de profanación, ropa sucia,
y un gato muerto en la basura.
Soy la fuga. Una corchea monocorde en la garganta.
Una entrada gratuita al inframundo
donde se cocina un caldo de platos sucios,
una abominable sopa de arvejas y monedas,
con carozos de aceituna en las esquinas, pelusa de arañas,
y el diablo concediendo entrevistas con tinta negro permanente.

Alguien se entrega al sueño
de mis máquinas de carne y profilaxis.
Alguien juega con un par de balas en el bolsillo,
y usa el maquillaje despintado en llanto,
y el culo relajado sobre un almohadón de plumas de gallina vieja.

Pero las ratas ya se escapan, y amanece.
La película gira sutil un rato más con la pantalla en blanco.

Estoy cansado de este decorado... Por favor, desarmen todo.
Y abran de una vez esas ventanas, que me estoy muriendo.

2:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home