<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7583968\x26blogName\x3dteenage+depresion\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/\x26vt\x3d2304630388302515866', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

20050312

Abajo y afuera

Paseando por los sinuosos senderos que llevan a ninguna parte, con un pie delante de otro y la mirada perdida me pregunto hasta donde he llegado. Me paro en seco, y levanto la mirada hacia el cielo para luego bajarla hacia la tierra. Y me doy cuenta, que estoy mas cerca del polvoriento suelo que del cielo azul. Mas cerca del fondo que de la cima.

Luego de tomar el sendero del centro, el mas corto y el mas escarpado le pregunto a una azafata donde se encuentran las escaleras mecánicas para el sotano. Le cuento mi historia, que ya estoy cansado, que me hago mayor incluso para bajar unas escaleras y que necesito montarme en las mecanicas y dejarme llevar... ¿Que me apañe? No esperaba menos...

Sigo caminando hasta que ya no puedo mas y me falta el aliento. Busco un lugar para sentarme un momento, breve como un pestañeo pero largo como el universo (o mas). Me quedo absorto mirando un pajarito. Un pequeño animalillo que parece fragil y asustado entre las ramas de un arbol desnudo. Y se me ocurre preguntarle al pajarillo por su vida, su obra y sus milagros... su dirección y su destino. Hasta que el pajaro, harto de mi, se escapa con un rapido aleteo. Él si que sabe...él está mas cerca del cielo.


....

No mas viajes, no mas sueños. Solo paseos por olvidados senderos de gloria

1 Comments:

Blogger ghata said...

todo es hermoso y constante,
todo es musica y razon,
y todo, como el diamante,
antes q luz es carbon.

7:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home