<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7583968\x26blogName\x3dteenage+depresion\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/\x26vt\x3d2304630388302515866', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

20050405

This moment in white history

Una mañana distinta... de optimismo, de alegria y de alboroto. Sonrisas varias, comentarios acertados y satisfacción personal hacen que parezca otra persona. Que me sienta poseido por la euforia, y que comience a hacer mas planes en cinco minutos que en los dos ultimos meses. Hipoteco mis ultimas noches de la semana buscando la felicidad instantanea... aquella que como el cafe, enseguida se disuelve sobre el agua para darle color. Pero siempre me ha gustado el cafe de maquina... mas espeso, mas consistente y mas excitante.

Continuo viajando por el pais de lo extraño. Me dejo llevar por la empatía de un desconocido. Incluso le sonrío sin razón aparente, porque como me recuerda susurro las sonrisas incluso pueden ser verdaderas. Examino mi visión y hoy la veo como un reflejo exactamente. Como dice aylen tal como yo lo veo, o lo veia. Ahora me doy cuenta que la lente se puede cambiar, y lo que antes parecía lejano, ahora lo estoy tocando.

Una "carta de firma", una presencia y una llamada bastan para volver a la realidad. A ese mundo donde predomina el negro, y de donde provengo. Y es que, me he vuelto a poner la lente, mi boca ha vuelto a la horizontalidad impasible (o impasiva?) y ahora, mas que nunca, me doy cuenta que la felicidad es tan efímera como la vida misma. Tan rápida como Alonso y Chumaquer juntos. Tan deseada como Jolie.


...

Yo no te busco, pero apareces