<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7583968\x26blogName\x3dteenage+depresion\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/\x26vt\x3d2304630388302515866', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

20050507

Mr. Snooze, Mrs. Snooze y Baby Snooze.

De haberme encontrado con Mr. Snooze, un amigo de la infancia, en otra situación el desenlace hubiera sido totalmente distinto. Pero en este caso, con una mujer quisquillosa a su lado y empujando un carrito del que no salían mas que llantos la conversación fué una autentica representación del patetismo.

Remontemonos a mediados de los noventa, para conocer la historia de Mr. Snooze. Un buen estudiante de pueblo que, como yo, descubria el mundo en un abrir y cerrar de ojos. Y se nos hacía pequeño. Hasta que descubrimos los ácidos y como traspasar las puertas de la percepción. Demasiado sencillo para dos aventureros como nosotros. Demasiado bonito para ser verdad. Viajes hacia el infinito y mas alla. Experiencias sobrenaturales y tambien infrahumanas. Y sobre todo diálogo y experimentación.

Pero ahora todo es distinto. Los años han pasado a distinta velocidad para ambos. Por distintos caminos. Por eso, antes de recordarle los viejos tiempos. Antes de ir a tomar un caña con el y su familia. Antes de preguntar por los viejos tiempos. Antes de todo eso, se me ocurrió que lo mejor que podría hacer era sonreir, darle mi enhorabuena y volver sobre mis pasos hasta el punto de partida borrando de mi memoria los destinos actuales de mis antiguos compañeros de viaje.

...

Detras de las puertas de la percepción...

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

la realidad, y no digamos la imaginación, tiene suficiente espacio para todos, para todas las historias...
en realidad agradacele a este chico que sea padre, ya que de alguna manera te ha desenbarazado de ese destino, que en algun momento muy remoto quizás te pudo parecer buena idea (tener hijos) no es el caso.

.con lsd y más allá del lsd

2:44 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home