<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d7583968\x26blogName\x3dteenage+depresion\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://teenagedepresion.blogspot.com/\x26vt\x3d2304630388302515866', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

20050629

smile from the streets you hold

Estaba en un dilema. Un autentico dilema. Siempre me ha gustado ma comida mejicana, esos sabores picantes y fuertes que te dan ganas de dejar el bocado a medias antes de que se proclame el infierno en tu boca (al igual que los peta-zetas, esa explosión de sabor debajod e tu lengua). Pero ultimamente, no logro decidirme entre las fajitas y los nachos.

Y alli, en el medio del supermercado con los dos paquetes en la mano jugando a encestarlos y volver a sacarlos de mi carro es cuando la vi. Primero vi sus pantalones y, esperando que no fuese ella, desvié la mirada hacia arriba comprobando empiricamente que ese tal Murphy sabía lo que se decía. Efectivamente, era ella. Por suerte, mi cerebro es rápido y a su gran sonrisa de felicidad, le respondio con una mueca similar. Un levantamiento de las comisuras de los labios que mas o menos viene a decir: "pierdete, no ves que tengo algo importante entre manos?".

Pero ella no lo entendió. Nunca me ha entendido. Y hoy era el día. El dia del año que menos ganas tenía de verla. Por los recuerdos. Por su felicidad. Por mi presente. Por que no me daba la gana. En realidad, porque no quería que me invitase a su cumpleaños. Porque me he convertido en un huraño, un cartujo drogadicto que disfruta con el mismo episodio de los Simpsons una y otra vez.

Por eso le mentí. Le hablé acerca de un compromiso importantisimo e ineludible que coincidia justo en fecha y hora con esa fiesta. Pero como suelo hacer, no le concreté nada. A nadie le importa a donde quiero ir y a donde no. Y a ella mucho menos.

Pero como no hay mal que por bien no venga, justo en ese momento logré decidirme por los nachos. Y con la misma rapidez que los metí en mi carro, balbucee una excusa incomprensible y me marche al pasillo de los yogures, donde las fechas de caducidad se llevan a rajatabla.

Y asi es tambien la vida. Con fecha de caducidad.

...

It's been so long Since I've seen the sun
Yeah life lasts so long That the harm is all gone

4 Comments:

Blogger susurro said...

Brrr joder joder joder... Qué bien entiendo esta escena... En fin...
Yo también hago como tú, miento vilmente aparentando una felicidad que no existe, y unos compromisos inventados... Soy una cartuja que también mira los simpson...
Un beso

7:56 p. m.  
Anonymous chicatriste said...

muy bueno, muy bueno..
como dice susurro, brrrr!!

4:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. »

11:27 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. »

6:46 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home